El gol de la muerte

La historia de los mundiales esta plagada de grandes momentos, la mano de Dios, el gol de Maradona contra Inglaterra, el escorpión de Higuita, el “maracanazo”. Sin embargo, el fútbol a veces se tiñe de sangre por culpa de la pasión desatada de unos infelices que marchitan con su violencia este juego.

Nos remontamos al mundial de 1994, Andres Escobar  se encontraba en Estados Unidos disputando el mundial de fútbol con su selección, Colombia. El equipo, contra todo pronóstico, había realizando una gran fase eliminatoria cosechando magníficos éxitos como el 5 a 0 a Argentina. La afición colombiana, esperanzada a pesar de los últimos resultados obtenidos por el equipo en la primera fase del mundial, esperaba ansiosa el partido contra Estados Unidos, donde una victoria podría certificar el pase de la selección colombiana a la fase final del mundial.

Respecto al encuentro, estaba resultando muy disputado, cada equipo había anotado un gol por lo que el marcador reflejaba un empate. Cuando transcurría el minuto 33 del primer periodo, el jugador estadounidense John Harkes cruzó un balón muy peligroso que Escobar intento despejar introduciendo accidentalmente el esférico en su propia portería. Estados Unidos se adelantaba con ese autogol del colombiano y el resultado ya no se movería. El partido concluyó con la victoria a favor de los estadounidenses por 2 a 1. La afición colombiana se mostraba consternada no solo por el dolor de la derrota sino por la forma en que se había producido. Después de este partido las esperanzas de los colombianos se habían agotados y se despedían del mundial cabizbajos por el papel realizado por sus jugadores.

A su regreso a Colombia, todos los jugadores recordaban el fatídico partido contra EEUU pero poco a poco iban volviendo a la monotonía de sus clubes. Sin embargo, había un jugador que guardaba un recuerdo mas amargo que sus compañeros, Andrés Escobar.

Nueve días mas tarde de aquel encuentro, el 22 de Julio de 1994, Escobar se encontraba en el parking de una discoteca a las afueras de Medellín, cuando tres hombres se acercaron a él recriminándole el gol en propia puerta que había eliminado a Colombia del campeonato. Se enzarzaron en una discusión que se saldó con doce balazos en el cuerpo del futbolista. Testigos presénciales afirmaban que antes de los disparos uno de los  tres hombres dijo: “Gracias por tu gol”.

Escobar era conocido por su inteligencia, liderazgo, serenidad y sencillez. Sus amigos le definían como una gran persona y un deportista nato. A sus 27 años iba a contraer matrimonio en el mes de septiembre.

El asesino del jugador, Humberto Muñoz Castro, fue detenido horas después del homicidio y condenado a 43 años de cárcel. Sin embargo, la pena fue reducida a 26 años. Gracias a su comportamiento, estudio y trabajo durante su estancia en prisión se le volvió a reducir la condena y fue liberado en 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: